LOS OSOS PANDAS.- CHENGDU

CHENGDU

No hay en el mundo para mí un animal más tierno que un oso Panda, especialmente los bebes, creo que es un animal que les gusta a todo el mundo,
pero en especial a los asiáticos, y los chinos simplemente lo adoran.

Lamentablemente es un animal en peligro de extinción, quedan menos de 2.000 osos pandas, y son súper protegidos por el gobierno de China de donde son originarios.

En la ciudad de Chengdu  en la provincia (picante) de Sichuan  el gobierno Chino creo  la reserva de pandas que se llama Chengdu Research Base of Giant Panda Breeding.

Dormí en la súper poblada ciudad de Chengdu  y en la mañana después de un desayuno occidental y sin picante, agarré un taxi que me llevase a la reserva. El parque es una pequeña colina en la que vas caminando subiendo,  hay áreas a ambos lados muy bien señaladas, donde puedes ir contemplando pandas de diferentes edades. En algunas de las parcelas tienen juegos iguales de los que se ven en los parques para niños,  los bebes no paran de jugar y hacer piruetas, los pandas mayores son muy pesados y más tranquilos y están todo el tiempo comiendo bambú.

También en el parque vi por primera vez los llamados pandas rojos, que no son osos.

Caminé hasta el tope del parque, donde está  el área de maternidad y, ahí es que tienes que hacer una cola para entrar a tener un encuentro en persona con los bebes pandas, te limpias con un desinfectante también te dan una vestimenta apropiada. Cuando yo lo hice tuve la suerte de que te dejaban cargarlos.

Abrazarlos y darles comida. Ahora ya no está permitido.

Fue como cargar un bebe, algo más grande, pesado y peludo, pero todo un placer.

Ahora solo se permite que se sientes junto a ti y con suerte son ellos que por su equilibrio suelen agarrarte la pierna.

De todos modos es una experiencia única, son y serán los más tiernos del mundo y al visitarlos contribuyes también con su conservación.

Un privilegio el haber podido cargar, alimentar, acariciar y besar a un oso Panda.

Fan absoluta.