Mursis

Jinka

la tribu de platos de arcilla en su boca

La tribu mursi , es una tribu Etiope muy famosa por sus aros de arcilla en la boca , te voy a contar mi experiencia al visitarlos 

Etiopia , es un país con un potencial turístico increíble ; tiene muchas cosas que ver y hacer.

Mi lista de cosas que quería ver en Etiopia era larga , desde la iglesias de Lalibela , las montañas Simeon , Las ruinas de Axum ( de donde era la reina de Saba ) y por supuesto visitar las tribus en el sur del país en la zona de Omo .

Desde Addis Abeba ( la capital de Etiopia ) hay que agarrar un vuelo al sur a la ciudad de Jinka ; es un vuelo algo desastroso por que la línea aérea no garnatiza que vueles aunque este reconfirmado el vuelo ; de ida no tuve problemas , pero de regreso si. Se podrán imaginar tenía  muchas preguntas en la cabeza , esto no se si es muy seguro para una mujer sola , como será el hotel . y la comida.

Al llegar a Jinka todo empezó a aclararse , el hotel era muy sencillo , pero muy limpio , la comida muy simple , rica ,y como Etiopía fue colonia italiana , pasta y pizza no faltan , y son realmente buenas ya que el sabor del tomate etíope es el mejor que he probado en mi vida. Postre y dulce era siempre lo mismo “papaya “ que es la única fruta que no me gusta , pero no hubo problema , yo tenía conmigo mi salvador de viajes exóticos “Nutela “ .

Emocionada al día siguiente me desperté muy temprano , el guía me había dicho que la carretera era muy mala y que deberíamos llegar temprano , por que esta tribu , tomaban mucho y que por las tardes podrían estar no en buenas condiciones.

En el Valle del Omo hay alrededor de 9000 tribus distintas , pero los Mursi por lo llamativo de cómo se arreglan , como se pitan y los famosos platos de arcillas que las mujeres usan en su boca son los más famosos .

Esa zona de Etiopia es bastante árida , ya cuando estábamos llegando salieron a la carretera dos hombres de raza negra , altos , desnudos , y le colgaban unas kalashnikov . El guía me dijo que no me preocupara que eso solo era un peaje , salió , hablo con ellos y le dio unos billetes , yo desde el carro les tomé fotos.

Por fin llegamos a la aldea Mursi, un lugar extremadamente simple en el medio de la nada , habían unos 50. La verdad es que no fueron amables , se acercaron varios hasta el vehículo para ver quienes eramos y cuantos , no creo que les haya gustado mucho que era una sola persona , por que ellos quieren que les pagues por tomarles fotos ,y ese carro solo tenía una clienta.

Vi que varios estaban drogados , tenían las pupilas dilatadas y los ojos cuarteados , pero todos contribuyeron , no fueron simpáticos pero si contribuían  a contestar mis preguntas y se dejaban tomar fotos , y algunos ya tenían sus poses aprendidas.

Es impactante ver lo primitivo en que viven algunos seres humano , pero en lugares asi ves la base  del hombre , en lo que todo somos iguales . Es un gran aprendizaje . ¿ te gustaría conocerlos ?