ST. ANDREW BAY.-  SOUTH GEORGIA .- MILES DE PINGÜINOS

ST. ANDREW BAY, SOUT ...

Quería estar ahí, y lo conseguí, Estar rodeada de miles de pingüinos.

Un lugar maravilloso y especial para mí y ese es St. Andrew Bay en la isla de South Georgia.

Cuando planeaba mi viaje a la Antártida estaba segura que quería que incluyera visitar South Georgia, y no me defraudo, todo lo contrario, fue aún mejor de lo que había visto en fotos.

South Georgia junto con la Isla sándwich pertenecen a los territorios overseas sud atlánticos británicos  y están administrados desde las Islas Malvinas (Falklands) y solo  se pueden llegar a ellos por barco.

Varios cruceros que van a la Antártida las visitan y hay pocos cruceros que en exclusiva hasta South Georgia al igual que pequeñas expediciones.
Hay una  colonia inmensa, de pingüinos Reyes, de alrededor de 300.000 (aunque se deben contar en pares) que a mí me parecen los pingüinos más bellos, su color naranja y amarillos brillantes contrastan sobre todo ese paisaje blanco y negro.

Es impactante ver la abundancia y la belleza de toda esta vida salvaje reunida, adicional a los pingüinos rey en la isla también vi muchos, elefantes marinos, focas, albatros y otros animales.

Todos muy tranquilos y amigables con el ser humano, podía caminar tranquilamente entre ellos, por supuesto con respeto, y nada puede compararse
con la emoción de estar rodeada de tanta maravilla.

Aunque la bahía de St Andrews fue mi favorita, en todo el territorio de South Georgia está lleno de vida salvaje.

Otro lugar especial es  Gold harbour, donde hay muchísimos pingüinos y vida salvaje.  En toda la isla no hay habitantes humanos, solo en King Edwards point están las autoridades de control, el capitán de mi crucero los invitó a almorzar con nosotros a bordo y pudimos conversar con ellos.
SI alguien quiere visitar la Antártida yo le recomendaría sin duda que elija un crucero que incluya esta isla, eso hace que sea un poco más larga la estadía, pero merece la pena: la época para visitarla es en el verano austral desde noviembre a marzo.

Yo la visité en la semana de navidad.

Algo a considerar es que la navegación en esta parte del mundo puede ser dura y con mucho viento, hubo compañeros que se sintieron algo mal en el viaje el día antes de llegar, ya que el barco se movía un poco otra cosa a considerar es el clima que  aunque era verano el clima en estas latitudes cambia con frecuencia y drásticamente, recomiendo  que hay que vestirse en capas.

Pero todo merece la pena para ver este paraíso y su inmensa colonia de pingüinos, ¿Quisieras estar ahí?